21 may. 2010

Santiago de Compostela


Catedral de Santiago - Acuarela (11 junio 2010) - 13,5 x 20 cm.

Los dieciséis kilómetros de la última etapa se me hicieron largos con un recorrido sube y baja en momentos duro. Apenas sales del bosque de eucaliptos y pinos por el que se transcurre nada más dejar el albergue de Outeiro, tienes a la vista en el horizonte la silueta de la catedral de Santiago que a lo largo del recorrido va apareciendo múltiples veces. Cuando ya te encuentras encima, a las mismas puertas de la ciudad, obras de vías de circunvalación hacen tortuoso e inalcanzable el final, pero nunca es tarde si la dicha es buena, y antes del mediodía habíamos sellado la credencial por última vez y se nos dio la Compostela acreditativa de nuestra aventura. Visita obligada a la catedral y a partir de ahí despedidas y brindis constantes, y abrazos con los peregrinos con los que veníamos coincidiendo a lo largo del recorrido.
La vuelta a casa, al día siguiente la hice en bus, 12 horas interminables con más paradas que etapas tiene el camino. Cuando me bajé en la terminal de autobuses de Bilbao, tendría que haber pasado por la oficina de atención al cliente y es probable que me habrían dado otra "Compostela".

2 comentarios:

  1. Hola me ha gustado mucho tanto el relato como las acuarelas, con tu permiso te pongo un enlace a mi blog, un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Cada lectura es una vivencia. Y vuelvo a emocionarme con todo lo que has vivido. Y qué bonitas las acuarelas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar